La guerra más breve de todos los tiempos

La guerra más breve de todos los tiempos

¿Alguna vez te has preguntado cuál ha sido la guerra más breve de todos los tiempos? Pues déjame contarte sobre un conflicto que duró tan sólo 38 a 45 minutos. Sí, has leído bien, menos de una hora. Aunque es difícil de creer, esta peculiar disputa tuvo lugar en 1896 entre Gran Bretaña y el Sultanato de Zanzíbar, actualmente conocido como Tanzania.

Toda esta historia comenzó cuando el sultán Hamad bin Thuwaini falleció inesperadamente. Este suceso desencadenó una lucha de poder entre dos facciones rivales que buscaban controlar el país. Mientras tanto, Gran Bretaña, que tenía cierto interés en la región, apoyaba a uno de los bandos.

Finalmente, el 27 de agosto de 1896, uno de los candidatos al trono, Khalid bin Barghash, decidió tomar el palacio del sultán por la fuerza. Gran Bretaña, no dispuesta a permitir una toma de poder hostil, envió una fuerza naval al puerto de Stone Town, la ciudad capital de Zanzíbar. Cuando Khalid se negó a renunciar al trono, la flota británica comenzó a bombardear sus posiciones.

Aquí viene lo sorprendente: en menos de una hora, más específicamente entre las 9:02 a.m. y las 9:45 a.m., el conflicto llegó a su fin. Durante ese tiempo, el palacio quedó parcialmente destruido y Khalid murió en el bombardeo, junto con cerca de 500 soldados leales a él. Los británicos, por su parte, sufrieron solo un pequeño daño en uno de sus barcos y registraron solo un herido.

Esta guerra relámpago es un claro ejemplo de cómo el poderío militar puede inclinar rápidamente la balanza en un conflicto. Aunque quizás no sea la más relevante en términos de consecuencias históricas, la guerra entre Gran Bretaña y el Sultanato de Zanzíbar siempre será recordada como la más breve de todas.