Las mejores películas de historia de México

1. “Como agua para chocolate” (1992)

“Como agua para chocolate” es una película mexicana dirigida por Alfonso Arau y basada en la novela del mismo nombre escrita por Laura Esquivel. Esta fascinante historia nos transporta a la época de la Revolución Mexicana, donde la protagonista, Tita, se ve atrapada en una tradición familiar que dicta que ella, como la hija menor, está destinada a cuidar de su madre hasta su muerte, sin poder casarse o tener una vida propia.

La trama se desarrolla alrededor de las habilidades culinarias de Tita, que utiliza para expresar sus emociones y comunicarse con los demás. Cada plato que cocina está imbuido de sentimientos intensos, y aquellos que lo consumen experimentan esas mismas emociones. Por ejemplo, cuando Tita está triste, cualquier persona que coma su comida se sentirá profundamente melancólica. Es una forma maravillosamente creativa de transmitir y explorar las emociones humanas.

A través de la magia del realismo mágico, la película nos transporta a un mundo donde la comida es el lenguaje del amor y la pasión. Nos enseña la importancia de expresar nuestras emociones y no reprimirlas, ya que esto solo lleva a la frustración y la infelicidad. Además, nos muestra la poderosa conexión entre la comida y la cultura, resaltando la importancia de las tradiciones culinarias en la identidad de una sociedad.

“Como agua para chocolate” es una obra maestra cinematográfica que combina elementos de romance, drama y gastronomía en una narrativa cautivadora. A través de la historia de Tita, somos transportados a un mundo mágico y lleno de sabores, donde las emociones se mezclan con ingredientes y cada bocado es una experiencia única. Es una película que nunca deja de sorprender y emocionar, dejándonos con una profunda apreciación por la capacidad de la comida para unir a las personas y transmitir emociones.

2. “Y tu mamá también” (2001)

“Y tu mamá también” es una película mexicana dirigida por Alfonso Cuarón que se estrenó en el año 2001. Esta cinta se ha convertido en un clásico del cine independiente y ha sido aclamada tanto por la crítica como por el público.

La historia se desarrolla en México y sigue a dos jóvenes amigos, Julio y Tenoch, interpretados por Diego Luna y Gael García Bernal respectivamente, que deciden invitar a una mujer mayor, Luisa, a un viaje por carretera a una playa paradisíaca conocida como la Boca del Cielo. A medida que avanzan en su aventura, los personajes se enfrentan a sus propios demonios internos y descubren nuevas facetas de sí mismos.

Una de las características más destacables de esta película es su tono conversacional, que hace que los espectadores se sientan parte de la historia. A lo largo de la película, los protagonistas rompen la cuarta pared y se dirigen directamente al público, generando una conexión única. Esta técnica narrativa ayuda a mantener al espectador interesado y comprometido con la trama.

Además, “Y tu mamá también” aborda temas relevantes como la amistad, la sexualidad, la juventud y la confrontación de la realidad social de México. Alfonso Cuarón logra capturar la esencia de la sociedad mexicana de la época y presenta comentarios sociales y políticos de manera sutil pero impactante.

En conclusión, “Y tu mamá también” es una película que ha dejado una huella duradera en el cine mexicano e internacional. Su tono conversacional e interactivo, junto con su temática relevante y su estilo visual único, la convierten en una obra maestra del cine independiente. Si aún no has tenido la oportunidad de ver esta joya cinematográfica, te la recomiendo encarecidamente.

3. “Amores perros” (2000)

“Amores perros” es una película mexicana dirigida por Alejandro González Iñárritu y estrenada en el año 2000. Considerada por muchos como un hito en el cine latinoamericano, esta cinta nos sumerge en un intenso y realista retrato de la vida urbana en la Ciudad de México.

La película cuenta con un guion magistral escrito por Guillermo Arriaga, el cual se caracteriza por entrelazar tres historias diferentes, unidas por un accidente automovilístico. Cada historia nos presenta a personajes complejos y llenos de matices, quienes se verán enfrentados a situaciones límites que pondrán a prueba su amor, lealtad y supervivencia.

Una de las características más destacadas de “Amores perros” es su estilo visualmente impactante, con una dirección de fotografía que nos sumerge en atmosferas crudas y oscuros contrastes. Además, la película utiliza constantemente el recurso del montaje paralelo, alternando entre las tres historias de manera ágil y dinámica, manteniendo el ritmo y la tensión en todo momento.

Es importante mencionar que “Amores perros” no solo es reconocida por su calidad cinematográfica, sino también por su impacto social y cultural. La película aborda temas como el amor, la violencia, la marginalidad y la búsqueda de redención, ofreciendo una mirada honesta y provocadora sobre la realidad de una ciudad en constante movimiento.

En resumen, “Amores perros” es una pieza imprescindible del cine contemporáneo que no dejará indiferente a ningún espectador. Con su narrativa fragmentada y su estilo visualmente arriesgado, esta película se ha consagrado como un referente del cine mexicano y una obra maestra que trasciende fronteras. Si aún no la has visto, te invito a que te sumerjas en este impactante y emotivo relato cinematográfico.

4. “El ángel exterminador” (1962)

5. “Roma” (2018)

Seguramente has escuchado hablar de la película “Roma” (2018), dirigida por Alfonso Cuarón, la cual recibió críticas aclamatorias y fue galardonada con múltiples premios, incluyendo el Premio Oscar a la Mejor Película Extranjera. Pero, ¿qué hace a esta película tan especial?

En “Roma”, Cuarón nos ofrece una mirada íntima a la vida de una joven empleada doméstica en la ciudad de México a principios de la década de 1970. A través de una narrativa lenta y sutil, la película nos sumerge en la cotidianidad de Cleo, interpretada de manera magistral por Yalitza Aparicio, y nos hace reflexionar sobre temas universales como la maternidad, el amor, la clase social y la discriminación.

Una de las características más destacadas de “Roma” es su estilo visual impresionante. Cuarón optó por filmar la película en blanco y negro, lo que le da un aire nostálgico y evocador. Además, la dirección de fotografía es impecable, capturando detalles minuciosos y escenas impactantes que se quedan grabadas en nuestra mente mucho después de haber terminado de ver la película.

El uso del sonido también juega un papel crucial en “Roma”. Los sutiles y a veces poderosos efectos sonoros, combinados con una cuidadosa mezcla de sonido en postproducción, crean una experiencia auditiva inmersiva que complementa perfectamente las imágenes en pantalla. Esta atención al detalle nos permite sentirnos aún más cercanos a los personajes y a la historia que se nos está contando.

En resumen, “Roma” (2018) es una obra maestra del cine contemporáneo que cautiva tanto por su narrativa emotiva y profunda, como por su estética visual y auditiva sorprendente. Si aún no has tenido la oportunidad de verla, te invito a darle una oportunidad y dejarte llevar por su belleza y poder emocional. No te arrepentirás de embarcarte en este viaje cinematográfico único.