La historia de Don Julio 70

La historia de Don Julio 70

¡Bienvenidos a nuestra aventura por la historia de Don Julio 70, el tequila que ha cautivado los paladares de los amantes de esta famosa bebida mexicana! Prepara tus sentidos porque te llevaré a un viaje lleno de sabores, tradición y excelencia.

Don Julio 70 es una joya nacida en los campos azules de Jalisco, México, donde el agave azul se cultiva con pasión desde hace siglos. Su historia comienza en la década de 1940, cuando Don Julio González decidió fundar su propia destilería con un sueño claro en mente: elaborar el mejor tequila del mundo.

En un pequeño pueblo llamado Atotonilco el Alto, Don Julio perfeccionó su arte y llevó la producción de tequila a nuevos niveles de excelencia. Utilizando métodos tradicionales y seleccionando los mejores agaves, logró destilar una bebida única y de incomparable calidad.

Cómo olvidar el año 2002, cuando Don Julio 70 hizo su grandiosa entrada en el mundo del tequila. Fue el primer tequila añejo claro (blanco) en el mercado, una innovación que conquistó los corazones de los conocedores y los amantes de la mixología. Su sabor suave y refinado, junto con sus notas de vainilla y caramelo, lo convierten en un verdadero tesoro.

No podemos dejar de mencionar los secretos detrás de este tequila excepcional. Don Julio 70 se elabora mediante una combinación de agave maduro y agave añejo (reposado en barricas de roble blanco americano). Esta mezcla perfecta le confiere una suavidad única, que se mantiene intacta incluso después de añejarse durante 18 meses.

Si eres un apasionado del tequila, te invito a que pruebes Don Julio 70 en tu próximo brindis. Puedes disfrutarlo solo, servido en un vaso tequilero, o incluso utilizarlo para preparar deliciosos cócteles que sorprenderán a tus invitados. ¡Descubre por ti mismo por qué Don Julio 70 ha conquistado los corazones de los amantes del tequila en todo el mundo!

El proceso de elaboración: pasión y dedicación

Don Julio 70 es el resultado de un proceso de elaboración minucioso y dedicado que combina la pasión de los maestros tequileros con las tradiciones ancestrales. Cada paso en la creación de este tequila busca resaltar los sabores naturales del agave azul y garantizar una experiencia de degustación excepcional.

El agave utilizado en Don Julio 70 se selecciona a mano, asegurándose de que solo los más maduros y llenos de sabor sean utilizados. Luego, se cuecen lentamente en hornos de ladrillos durante 72 horas para extraer los azúcares más dulces y aromáticos.

Una vez cocidos, los agaves se trituran y se colocan en tinas de fermentación de acero inoxidable, donde se mezclan con levaduras especiales para iniciar el proceso de fermentación. Esta etapa vital permite que los azúcares se conviertan en alcohol, liberando los sabores y aromas característicos del tequila.

Finalmente, el líquido obtenido se somete a una doble destilación en alambiques de cobre tradicionales, eliminando las impurezas y refinando aún más el sabor. Para obtener ese toque distintivo y suave, Don Julio 70 es añejado en barricas de roble blanco americano durante 18 meses, permitiendo que se desarrolle su complejidad y carácter.

Curiosidades y cócteles para disfrutar

Si quieres disfrutar de Don Julio 70 en su máximo esplendor, te recomiendo probarlo en un clásico Margarita o en un sofisticado Old Fashioned. Su mezcla de sabores dulces y sutiles notas de caramelo lo convierten en la base perfecta para estas deliciosas opciones.

La próxima vez que desees degustar un tequila excepcional, no pierdas la oportunidad de probar Don Julio 70. Su historia de pasión, tradición y excelencia se refleja en cada gota, y seguro te llevará en un viaje sensorial a través de los campos de agave de Jalisco. ¡Brinda y disfruta de esta joya tequilera!

  • El primer tequila añejo claro (blanco) en el mercado.
  • Elaborado con una combinación de agave maduro y añejo.
  • Añejado durante 18 meses en barricas de roble blanco americano.
  • Selección a mano de agaves maduros y llenos de sabor.
  • Olor y sabor distintivo con notas de vainilla y caramelo.
  • Perfecto para disfrutar solo o en cócteles clásicos como el Margarita y Old Fashioned.
  • Proceso de elaboración minucioso y dedicado para resaltar los sabores del agave.
  • Cada paso busca garantizar una experiencia de degustación excepcional.
  • Destilación en alambiques de cobre tradicionales para refinar el sabor.
Subir