La Historia de la Lengua de Señas Mexicana: Orígenes y Evolución

La Historia de la Lengua de Señas Mexicana: Orígenes y Evolución

La Lengua de Señas Mexicana (LSM) es un sistema de comunicación visual-gestual utilizado por la comunidad sorda de México. Esta lengua tiene una rica historia que se remonta a los tiempos prehispánicos y ha evolucionado a lo largo de los años. En este artículo, exploraremos los orígenes y la evolución de la LSM, así como algunas curiosidades interesantes sobre esta forma única de comunicación.

Cómo surgió la Lengua de Señas Mexicana

La LSM tiene sus raíces en las lenguas de señas utilizadas por las comunidades sordas indígenas de México antes de la llegada de los españoles. Estas lenguas de señas eran utilizadas para comunicarse entre sí y con las personas oyentes de su comunidad. Aunque no se sabe con certeza cómo eran estas lenguas de señas prehispánicas, se cree que tenían una estructura gramatical similar a la LSM actual.

El papel de la educación de sordos

La educación formal de las personas sordas en México comenzó a finales del siglo XIX, con la llegada de los primeros maestros sordos y oyentes capacitados en la enseñanza de la lengua de señas. Estos maestros tuvieron un papel fundamental en la estandarización y difusión de la LSM.

La Escuela Nacional para Sordomudos

En 1867 se fundó la Escuela Nacional para Sordomudos en la Ciudad de México, la primera institución educativa para personas sordas en el país. Esta escuela fue dirigida por el maestro sordo español Jesús Gómez de la Serna, quien introdujo la enseñanza de la LSM en el currículo escolar.

La influencia de la Lengua de Señas Francesa

En sus primeros años, la LSM estuvo influenciada en gran medida por la Lengua de Señas Francesa (LSF). Muchos de los primeros maestros de la escuela para sordos en México eran de origen francés y enseñaban la LSF, lo que llevó a la adopción de algunos elementos de esta lengua en la LSM.

Cuál es la historia del lenguaje de señas en México

La historia del lenguaje de señas en México está estrechamente ligada a la evolución de la LSM. A lo largo de los años, la LSM ha experimentado cambios y adaptaciones para satisfacer las necesidades de la comunidad sorda mexicana. A continuación, se presentan algunos hitos importantes en la historia del lenguaje de señas en México:

La fundación de asociaciones de sordos

A principios del siglo XX, se fundaron las primeras asociaciones de sordos en México, como la Asociación Nacional de Sordomudos de México (ANSM). Estas asociaciones jugaron un papel importante en la promoción y defensa de los derechos de las personas sordas, así como en la promoción y difusión de la LSM.

La creación del Diccionario de la LSM

En la década de 1980, se llevó a cabo un proyecto importante para crear el Diccionario de la Lengua de Señas Mexicana (DLSM). Este diccionario fue una herramienta fundamental para estandarizar y documentar la LSM, y se convirtió en una referencia importante para los usuarios de la lengua y los investigadores.

La oficialización de la LSM

En 2003, se promulgó la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad en México, que reconoce oficialmente a la LSM como el medio de comunicación y acceso a la información de las personas sordas. Esta ley fue un hito importante en la historia del lenguaje de señas en México, ya que brindó a la LSM un estatus legal y promovió su uso en la sociedad.

Quién trajo la lengua de señas a México

No se sabe con certeza quién trajo la lengua de señas a México, ya que las lenguas de señas existían en las comunidades sordas indígenas mucho antes de la llegada de los españoles. Sin embargo, se cree que los primeros maestros sordos y oyentes capacitados en la enseñanza de la lengua de señas jugaron un papel importante en la introducción y difusión de la LSM en México.

Estos maestros, muchos de los cuales eran de origen francés, utilizaron sus conocimientos y experiencia en la enseñanza de la lengua de señas para establecer las bases de la LSM y promover su uso en la educación y la comunicación de las personas sordas en México.

Curiosidades sobre la Lengua de Señas Mexicana

La LSM es una lengua rica y fascinante, llena de curiosidades interesantes. Aquí hay algunas curiosidades sobre la LSM:

Variedades regionales

Al igual que cualquier otro idioma, la LSM tiene variaciones regionales. Cada región de México tiene su propia variante de la LSM, con diferencias en vocabulario, gramática y gestos específicos.

Signos icónicos

La LSM utiliza muchos signos icónicos, que son gestos que imitan visualmente el significado de una palabra o concepto. Por ejemplo, el signo para “comer” consiste en llevar la mano a la boca, simulando el acto de comer.

Lengua visual-gestual

A diferencia de los idiomas orales, la LSM es una lengua visual-gestual en la que se utilizan las manos, los gestos faciales y el cuerpo en general para comunicarse. Los signos en la LSM no se limitan solo a las manos, sino que también incluyen expresiones faciales y movimientos corporales.

Signos compuestos

La LSM tiene muchos signos compuestos, que son signos que se forman combinando dos o más signos más pequeños. Estos signos compuestos permiten una mayor expresividad y claridad en la comunicación.

Subir